Una [otra] manera de mirar

Bajo el título UNA [OTRA] MANERA DE MIRAR, se expuso en el Bulevar Salvador Allende de Alcobendas, una selección de 31 imágenes realizadas a lo largo de 25 años en las que destaca la presencia continua del ser humano o el rastro de su intervención en el entorno.
Esta exposición forma parte del programa oficial del Festival PHotoESPAÑA 2020.Inauguración 16 de julio 2020.

UNA [OTRA] MANERA DE MIRAR.
Mirar genera movimiento. Mirar significa pensar, juzgar, moverse, estar vivo, ir hacia otro lugar, ir en busca de nuevos paisajes, nuevas gentes, otros ambientes, otras situaciones, otros olores… y en su sentido más básico, mirar también simboliza «ir». Por tanto, detrás del acto de mirar/fotografiar se encuentra una intención de “buscar”. Viajando/mirando buscamos algo, generalmente de lo que carecemos en nuestro espacio habitual, en nuestro andar diario, o en nuestra relación con la gente que tratamos con asiduidad. La frecuencia con la que viajamos y miramos influye en nuestra formación, en nuestra forma de ser, de ver la vida y en nuestras actitudes para la toma de decisiones, donde las prisas nunca son buena consejera.
La cámara es una compañera inseparable del viajero y la imagen fotográfica su mejor aliado, una buena utilización de nuestro oficio nos permite dejar constancia de donde estamos, de aquellos paisajes que puede que nunca volvamos a ver, o por lo menos nunca veamos igual, y -sobre todo- de las personas que se cruzaron en nuestro camino.
Estas fotografías realizadas a lo largo de 25 años representan mi forma de mirar, el lado más sincero, donde coinciden de lleno mis intereses internos: naturalidad, curiosidad y la ausencia de denuncia social.
Siempre mirando de frente buscando en el horizonte la estela de alguna estrella o un nuevo sol tropical. Amaneciendo cada día en habitaciones vacías y de madrugada, entre sábanas veladas. A modo de cronista, sin pretensiones, con pasión, pero sin pose ni artificio. No hay manipulación. Retrato la vida, tal cual, sin forzar la situación, sin provocar el encuentro ni esperar el momento concreto.
Mis fotografías son el resultado de una intensa actividad, que parece que surgen así, como “sin querer”, y ahí reside el verdadero interés: sublimar el hecho más cotidiano, la vida simple y trivial, en cualquier instante y en cualquier lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.