Desmontando a Eros

Título de la exposición organizada por la Escuela TAI dentro del Festival PhotoEspaña 2013. Los trabajos corresponden a alumnos de 2º grado de la escuela.

A lo largo de la historia del arte la reinterpretación ha sido y es un estilo propio de trabajo constituyendo un ejercicio de destreza, fábula y aguda imaginación. En los últimos años y en todas las facetas creativas, encontramos artistas que trabajan sistemáticamente en el territorio de la reconstrucción de una narración artística que vuelve a renacer. En este caso con la exposición «desmontando a Eros» pretendemos recrear historias cimentadas en Eros, repletas de mitos, leyendas y fisionomías eróticas a los ojos de los humanos. Algunas obras inspiradas en eros se han convertido en fuentes inagotables de referencias para las nuevas generaciones de creadores, siendo la fotografía el lenguaje creativo más dinámico, descarado e integro para su reinterpretación artística.
La fotografía se ha alimentado de la iconografía pictórica desde sus inicios, incidiendo en las estilos clásicos y apropiándose sin descanso de obras inmortales, Joel-Peter Witkin, Marcos López, Pierre et Gilles, Clark et Pougnaud o Yasumasa Marimura son el mejor ejemplo de la reinterpretación artística actual, pero esto no es nada nuevo cuando ya la fotografía estaba considerada como una de las artes visuales los autores que la utilizaban retomaron el empeño de sus predecesores lanzando gestos de complicidad a las grandes obras de la pintura universal, partiendo de ellas como motivo de inspiración para la realización de su propio trabajo. De esta manera, pintores como Picasso, Manolo Valdés, o Saura interpretan a Velázquez, lo hacen sin despeinarse y sin pensar en ningún momento que los resultados careciesen de valor o de originalidad.
«Desmontando a Eros» es una reflexión sobre la utilización del cuerpo como medio de comunicación artístico, donde expresiones universales pictóricas, escultóricas, fotográficas, literarias, teatrales o cinéfilas serán reinterpretas fotográficamente.

José María Díaz-Maroto
Comisario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *